blog

"Mientras escucho a la polilla que se quema las alas contra la lámpara pienso que es duro el destino de los que buscan la luz." – Griselda García.

Aurora – I Went Too Far (Video)

I went too far when I was begging on my knees
Begging for your arms, for you to hold around me
I went too far and kissed the ground beneath your feet
Waiting for your love, waiting for our eyes to meet
Crying ‘give me some love, give me some love and hold me
Give me some love and hold me tight
Oh, give me some love, give me some love and hold me
Give me some love and hold me tight
I went too far when I was begging on my knees
When I cut my hands, so you could stand and watch me bleed
I went too far and kissed the ground beneath your feet
Standing in my blood, it was a taste of bittersweet
Crying ‘give me some love, give me some love and hold me
Give me some love and hold me tight
Oh, give me some love, give me some love and hold me
Give me some love and hold me tight
Why can’t I turn around and walk away?
Go back in time?
I had to turn around and walk away
I couldn’t stay, I had to walk away
I’m left behind with an empty hole
And everything I am is gone
I tried to reach for another soul
So I can feel whole
Oh, give me some love
Oh, give me some love
Oh, give me some love, give me some love and hold me
Give me some love and hold me tight
Oh, give me some love, give me some love and hold me
Give me some love and hold me tight
Why can’t I turn around and walk away?
Go back in time?
I had to turn around and walk away
I couldn’t stay, I had to walk away

“Cuatro Leyes de la Espiritualidad”

La primera dice: “La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.
La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.
La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.
Y la cuarta y última: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Creo que no es casual que estés leyendo esto, si esto llegó a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ninguna gota de lluvia cae alguna vez en el lugar equivocado.
Llega un momento en tu vida, en donde te alejas de todo el drama y de las personas que lo crean. Te rodeas de gente que te hace reír. Olvidas lo malo y te centras en lo bueno. Amas a gente que te trata bien y oras por los que no lo hacen. La vida es demasiado corta para ser otra cosa que feliz. Caer es parte de la vida, ponerse de pie nuevamente es vivir.

Que haya paz en tu interior. Que confíes en que eres exactamente aquello que estás destinado a ser. Que no te olvides las infinitas posibilidades que nacen de la fe en ti y los demás. Que puedas usar los dones que has recibido y pasar el amor que has recibido. Que puedas estar contento contigo del modo en que eres. Que este conocimiento se asiente en tus huesos y permita a tu alma la libertad de cantar, bailar, rezar y amar. Estas ahí para todos y cada uno de nosotros.
Gracias.