Me observó con una mirada penetrante mientras yo me hacía pequeña frente a él. -Usted, ¿Qué quiere? ¿Color? -Sí -balbuceé. -Y bien… ¿Qué se lo impide? -preguntó con voz meliflua-. Los únicos límites que uno tiene son aquellos que uno se impone a sí mismo. (…) -Nadie va a caminar por usted. Deje de dar rodeos a su vida y trepe allí donde quiera subir… ¡Márchese! ¡Vuele!
– Màxim Huerta

Hay lugares y momentos en que sueño y realidad se confunden, hay personas que pueden traspasar los confines de la realidad y caminar por las regiones habitadas por el misterio. Un día me abandonarás y tendré que salir de mi cuerpo y volar por la noche hasta ti con el fin de verte, para escuchar tu voz y tu respiración, para estar a tu lado cuando me necesites, en cualquier momento.
– Valerio Massimo Manfredi